Seleccionar página

Un brazo de control es un componente vital del sistema de suspensión de un automóvil que lleva a cabo diferentes funciones, y puede encontrarlo en prácticamente todos los automóviles y automóviles.

También se le conoce como brazo en A o espoleta debido a su forma. Los brazos de control se encuentran en casi todos los vehículos y automóviles en la carretera.

En este artículo, discutiremos todo lo que necesita saber sobre el brazo de control, sus funciones y también cómo puede arreglar este componente crítico de su motor cuando se estropea.

Este artículo tiene como objetivo garantizar una conducción segura y un viaje suave porque un brazo de control defectuoso puede afectar tanto la seguridad como la capacidad de conducción.

¿Qué es el brazo de control en un automóvil?

El brazo de control es un eslabón de suspensión articulado entre el chasis y la suspensión vertical o cubo que lleva la rueda de un vehículo. El brazo de control permite que un conductor dirija el movimiento del automóvil y las ruedas en la carretera. Aunque parecen simples, el brazo de control desempeña una gran función para mejorar la estabilidad y la capacidad de conducción de un automóvil.

Diseño del brazo de control

El diseño de los brazos de control cambia al mismo ritmo que el diseño automotriz y las tecnologías de fabricación.

La mayoría de los vehículos cuentan con una suspensión de doble horquilla, compuesta por brazos de control superior e inferior con la misma forma que una horquilla.

Los brazos de control también se conocen como A-Frames o A-Arms, según con quién haya hablado. Wishbones, que se parecen a la letra A, es un tipo de hueso que se encuentra en las aves.

Debido a que esta forma y diseño de brazo de control funciona bien, se usa ampliamente en vehículos modernos.

Tipos de brazo de control

Hay 3 tipos de brazos de control, el brazo de control inferior, el brazo de control superior y el brazo de control ajustable

1. Brazo de control inferior

Los brazos de control inferiores se usan solo si un vehículo tiene suspensiones delanteras o traseras de puntal MacPherson.

Por lo tanto, dado que el puntal lo reemplaza, no requiere un brazo de control superior. En otras palabras, no se necesita un brazo de control superior y no hay necesidad de casquillos de brazo de control de goma.

2. Brazo de control superior

Se puede usar cualquier tipo de brazo de control para conectar el eje trasero a un vehículo con un eje sólido. A menudo puede ver de tres a cuatro brazos de control con casquillos de goma a cada lado.

El brazo de control superior también se denomina brazos de arrastre y brazos de arrastre traseros. Si el automóvil tiene una suspensión trasera independiente, puede tener brazos de control traseros o superiores e inferiores.

3. Brazo de control ajustable

Como su nombre lo indica, los brazos de control ajustables se usan significativamente para ajustar la inclinación de las ruedas. El camber es la alineación vertical de las ruedas.

Una inclinación negativa desplaza la parte superior de la rueda para mirar hacia el centro del vehículo. Por otro lado, la inclinación es positiva si la parte superior de la rueda se coloca fuera del centro del vehículo.

Ajustar la inclinación es muy importante, especialmente para las carreras, la postura y el derribo o el levantamiento de un automóvil.

Funciones del brazo de control

¿Qué hace un brazo de control en un automóvil? El brazo de control sirve para varios propósitos, lo son.

1. Conecta la rueda al cuadro

Entre otros, el brazo de control conecta la rueda de un vehículo a su marco, mejorando así la estabilidad. Mejora la conducción fácil en parches difíciles.

También juega un papel crucial en la amortiguación de vibraciones al sincronizar los movimientos de las ruedas con el bastidor del vehículo. Tiene bordes articulados, que les ayudan a realizar esta tarea.

2. Mejora el control del vehículo

Un brazo de control del vehículo también ayuda a girar el volante en la rótula, lo que permite al conductor dirigir el automóvil cuando conduce.

Ayuda a mover el vehículo hacia arriba o hacia abajo mientras lo mantiene estable y toca el suelo. En este caso, no notará ningún signo de baches y baches.

Los brazos de control inferior y superior desempeñan un papel similar para garantizar que un vehículo se controle fácilmente y se conduzca sin problemas.

Problemas con el brazo de control

Créditos: Greg Brave/Shutterstock

Si bien el brazo de control de un automóvil es muy importante en su conducción y control suaves, ciertos problemas están asociados con él.

Por ejemplo, el desgaste de los bujes del brazo de control puede hacer que los componentes metálicos se froten. Una vez más, podría haber una rótula oxidada o desgastada, lo que provocaría demasiado juego.

Luego, los problemas de conducción ocurren debido a la oxidación, ajustes o roturas del cuerpo principal.

La siguiente es una lista de los diferentes componentes de un brazo de control y sus posibles problemas.

1. Daños en el cuerpo principal

Este es uno de los problemas más comunes asociados con un brazo de control, aunque depende del tipo de material utilizado para el cuerpo. La exposición constante al agua o la humedad durante mucho tiempo podría significar peligro para el cuerpo del brazo de control y causar oxidación.

El óxido no es un buen fenómeno, ya que puede dañar la integridad estructural y la fuerza de los brazos de control. Con óxido en ambos extremos, será difícil cambiar las piezas. Si el daño es demasiado grave, podría agrietarse, retorcerse o romperse el cuerpo de los brazos de control.

Problemas como colisiones, abuso excesivo de vehículos o ruedas golpeando un bordillo pueden ocurrir fácilmente. Finalmente, una mala sujeción del brazo de control durante la actividad de remolque puede resultar en daños severos.

2. Desgaste de los bujes del brazo de control

Por mucho que los bujes del brazo de control estén hechos de goma, siempre son propensos al desgaste y las averías.

Quizás los casquillos se hayan aflojado, lo que ha provocado que las piezas metálicas de la suspensión entren en contacto cada vez que se usan con frecuencia.

Los casquillos de los brazos de control desgastados tienden a estar sueltos, lo que impide que los brazos de control a los que se conectan se muevan libremente.

En este caso, no logran absorber las vibraciones para minimizar el ruido, lo que resulta en una conducción brusca y dificultad en el control del vehículo. Nuevamente, mientras conduce, el automóvil a menudo emite sonidos frustrantes e inusuales.

3. Daño en las rótulas del brazo de control

La rótula del brazo de control está ubicada en el borde de los brazos de control, conectada al muñón de la dirección o al conjunto de la rueda.

Mientras que varios brazos de control tienen una rótula permanente o integrada, otros vienen con una rótula separada.

La rótula debe estar fijada permanentemente al brazo de control. De lo contrario, se romperá, lo que provocará problemas graves para su automóvil.

Síntomas del brazo de control defectuoso

Los siguientes son algunos síntomas comunes del brazo de control defectuoso.

1. Vibraciones

Siempre que el brazo de control se desgaste, comenzará a experimentar vibraciones en las ruedas. Las ruedas también vibrarán al dar marcha atrás.

En otras palabras, el volante vibrará al dar marcha atrás. Una vez que sienta un hormigueo en el volante, asegúrese de inspeccionar los bujes de inmediato para verificar si hay posibles daños.

También hay otras partes de su automóvil que pueden causar vibraciones. Por lo tanto, antes de apresurarse a llegar a una conclusión, asegúrese de que ninguna de las otras partes esté involucrada, ya que la vibración es solo uno de los síntomas de un brazo de control defectuoso.

2. Volante errante

Uno de los síntomas más significativos de un mal brazo de control es un volante errante. El volante se mueve de un lado a otro con señales vibratorias y fabricante de brazos de control defectuosos a un lado.

Si encuentra un volante que se desvía, indica demasiado movimiento o bujes y rótulas desgastados.

Por lo tanto, es una señal de que el brazo de control está averiado, y no cambiar las piezas defectuosas lo antes posible incomodará al conductor y le hará perder el control de su vehículo.

3. Ruidos inusuales

El ruido inusual es uno de los síntomas del brazo de control defectuoso. Esta señal es indicativa de un desgaste excesivo de los bujes del brazo de control o de las rótulas.

Los casquillos ayudan a detener el movimiento del brazo de control, mientras que las rótulas lo ayudan a girar. Si están desgastados, podría aumentar el movimiento y golpear los componentes metálicos de la junta.

Estas actividades producirán sonidos en la suspensión, particularmente durante la aceleración, al tomar curvas o al conducir en condiciones de camino difíciles.

Si un brazo de control es malo, puede causar un sonido de estallido o chasquido, o incluso un sonido de clic cada vez que el vehículo se detiene.

Al principio, puede sentirse tentado a ignorar los sonidos, ya que son mínimos. Sin embargo, si no hace nada al respecto, el ruido aumentará en intensidad y desarrollará más síntomas de componentes de suspensión deficientes.

4. Ruedas tambaleantes

Otro síntoma de un mal brazo de control es una rueda tambaleante. Si el cubo de la rueda está mal o dañado, también puede hacer que la rueda se tambalee.

Recuerde, un brazo de control conecta las ruedas y el chasis a un vehículo. Por lo tanto, las ruedas no girarán en un plano cuando no estén conectadas al chasis.

Una vez más, una rueda experimentará un bamboleo cuando los casquillos estén desgastados o si el brazo de control se ajusta o se dobla. Conducir a alta velocidad con una rueda tambaleante es peligroso y afecta su capacidad para conducir.

5. Cambio repentino en el frenado

Aunque suene extraño, un mal brazo de control puede mejorar el rendimiento de frenado, especialmente cuando no lo esperaba.

Este síntoma ocurre a menudo si los bujes se vuelven defectuosos y evitan que el brazo de control se mueva hacia atrás y hacia adelante.

Sin embargo, a menudo mejora temporalmente y no ocurre cada vez que pisa el pedal del freno.

Si no se soluciona el problema, el rendimiento de los frenos será terrible, lo que generará inseguridad en la conducción. Por lo tanto, debe solucionar el problema inmediatamente cuando lo detecte.

6. Volante tirando hacia un lado

El brazo de control juega un papel crucial en proporcionar una dirección eficiente y ayuda en el movimiento hacia arriba y hacia abajo de la carrocería del vehículo.

Como resultado, si está defectuoso, no funcionará correctamente y el automóvil será jalado hacia un lado mientras conduce; en este punto, debe forzarlo a volver a la línea.

Otras partes también podrían causar este problema, por ejemplo, si el brazo de control está dañado. Por lo tanto, debe verificar los brazos de control en cada extremo para obtener aclaraciones. Si el volante está rígido, las rótulas están secas.

La falta de lubricación también puede detener el movimiento libre del brazo de control, y causará dificultad en la dirección, lo cual es un gran problema para la conducción y la seguridad.

La lubricación de las articulaciones resolverá el problema si la articulación no está desgastada y no muestra signos de enfermedad.

7. Paseos incómodos

Los brazos de control están articulados sobre casquillos que amortiguan las vibraciones y minimizan el impacto de los baches o terrenos irregulares.

Si estas piezas están mal, cualquier pasajero que lleves sentirá los galope y los baches en la carretera.

Los brazos de control defectuosos pueden hacer que un vehículo se incline mucho en las esquinas, especialmente en las cerradas.

Cada vez que el automóvil se mueve desde un punto fijo, su parte trasera se moverá hacia atrás, lo que le dará una señal de que su brazo de control está dañado y necesita reemplazo.

8. Desgaste desigual de los neumáticos

Varias cosas pueden causar un desgaste desigual de los neumáticos, una de las cuales es un mal brazo de control. Cuando se detecta desgaste en los bordes internos, indica bujes o rótulas desgastados.

Si un brazo de control se dobla o se tuerce, puede provocar un desgaste desigual de los neumáticos. Una vez que hay una pequeña curvatura en un brazo de control, difícilmente lo notará. Pero con los bujes o las rótulas, quedará claro.

Puede descubrir esto a través de la medición correcta. Si su brazo de control o sus bisagras están en mal estado, podría resultar en un desgaste desigual de las llantas. También podría afectar los casquillos o las rótulas, lo que indica que el brazo de control tiene un problema.

Costo de reemplazo del brazo de control

En promedio, el reemplazo del brazo de control cuesta entre $120 y $200. Las piezas pueden costar entre $50 y $100, y los costos de mano de obra oscilan entre $80 y $150. Este rango de precios no incluye impuestos ni cargos y no tiene en cuenta el modelo y la ubicación de su vehículo. También pueden ser necesarias otras reparaciones.

Cómo reemplazar un brazo de control defectuoso

Lo más probable es que un brazo de control defectuoso requiera un reemplazo cuando se estropee. Es difícil reparar las rótulas desgastadas y los bujes defectuosos.

Solo hay una forma de reparar un brazo de control torcido o dañado, y es reemplazándolo. Puede costarle aproximadamente varios cientos de dólares reemplazar un brazo de control. A continuación se encuentran los elementos que necesitará;

Estos son los artículos que necesitarás.

  • Su(s) nuevo(s) brazo(s) de control
  • Gato de piso y soportes de gato
  • Herramienta para separar rótulas
  • mazo
  • Palanca
  • Barra rota
  • llave de torsión,
  • Vasos y llave de carraca
  • Limpie el freno y el aceite penetrante.

Siga estos pasos para saber cómo reemplazar su brazo de control

  1. Encuentre un lugar espacioso y seguro y desatornille las tuercas para poder desmontar la rueda.
  2. Levante suavemente el automóvil y retire la rueda para reemplazar el brazo de control.
  3. Localice la posición donde el brazo de control está conectado a la rótula. Mientras tanto, la junta conecta la perilla de dirección al brazo de control. Deberá separar el brazo de control de la rótula con fuerza. Luego, aplique aceite penetrante a los pernos que desea aflojar para que pueda deshacerlos fácilmente.
  4. Deshazte de la chaveta y la tuerca almenada que hace pivotar la rótula a su brazo de control. Si puede quitar la bola, levántela de su posición con una herramienta separadora de bolas y un martillo. Si hay una prensa disponible, puede usarla libremente. Saque el perno que conecta la rótula a la articulación de la dirección si no puede quitarlo.
  5. Desatornille el perno que sujeta el brazo de control a su marco con una llave. Luego, tire con cuidado del brazo de control separándolo inmediatamente después de que se hayan quitado los pernos. Las suspensiones de doble horquilla vienen con el brazo de control superior. Por lo tanto, esa es la mejor manera de eliminarlo.
  6. Retire el tornillo que sujeta la rótula superior en su posición.
  7. Con una palanca, levante la rótula para sacarla del muñón de la dirección.
  8. Afloje una parte del brazo de control superior unido al bastidor del vehículo. Luego, usando el separador para las rótulas, desconecte la rótula del brazo de control. No habrá ninguna desconexión si la rótula se construye de forma permanente.
  9. Coloque el brazo de control inferior en su ubicación perfecta en el marco del vehículo, coloque los pernos con las manos y ajústelos adecuadamente.
  10. Levante el brazo de control e instale la rótula en su extremo dentro del muñón de la dirección. Usando el método opuesto, puede usar sus manos para fijar la tuerca almenada antes de reemplazar el brazo de control superior ya separado. Asegúrese de hacer esto antes de apretar el brazo de control inferior.
  11. Inserte las tuercas y los pernos donde sea necesario y baje el automóvil para que pueda reemplazar la rueda. Puede probar su trabajo conduciendo el vehículo para asegurarse de que ha montado o instalado perfectamente el brazo de control.

Nota: Algunos vehículos tienen rótulas y bujes de brazo de control que se pueden reemplazar. Reemplácelos si este es el caso.

Mire este video para ver cómo puede reemplazar el brazo de control

Preguntas frecuentes

¿Qué es un brazo de control?

Los brazos de control forman la base de un sistema de suspensión. Conectan los conjuntos de ruedas delanteras al bastidor del vehículo. Los brazos de control permiten al conductor conducir un automóvil y también guiar las ruedas a lo largo de la superficie de la carretera.

¿Un brazo de control es una espoleta?

El brazo de control también se conoce como el brazo A o incluso como una horquilla debido a su forma. Los brazos de control parecen espoletas, como se puede ver en el nombre.

¿Pueden los brazos de control causar el bamboleo de la muerte?

Es un hecho que los componentes eventualmente se desgastan. Un buje de la barra de seguimiento o un brazo de control sueltos pueden causar un bamboleo mortal. Su vehículo también podría verse afectado por pernos sueltos o brazos de control doblados. Esté atento a su barra de seguimiento y brazos de control para evitar esto.

¿Cuánto cuesta arreglar un brazo de control?

En promedio, el reemplazo del brazo de control cuesta entre $120 y $200. Las piezas pueden costar entre $50 y $100, y los costos de mano de obra oscilan entre $80 y $150. Este rango de precios no incluye impuestos ni cargos y no tiene en cuenta el modelo y la ubicación de su vehículo. También pueden ser necesarias otras reparaciones.

¿Cuánto tiempo duran los brazos de control?

El conjunto del brazo de control puede desgastarse o doblarse con el tiempo. Usualmente usan entre 90,000.00 y 100,000 millas. Estos conjuntos pueden dañarse más rápidamente si los golpea un automóvil o pasan por un bache. También puede experimentar desgaste en otras partes del conjunto, como los bujes y las juntas esféricas.

¿Puedes conducir con un brazo de control roto?

Si se rompe un brazo, el automóvil no se puede conducir de manera segura. No intente conducir un vehículo con un brazo de control roto hasta que lo reemplace. Tendrá menos soporte de peso y la estabilidad puede verse comprometida si se rompe el brazo de control.

¿Está bien reemplazar solo un brazo de control?

Si bien es posible reemplazar un brazo de control o todos los brazos superiores, no es recomendable. Los brazos de control a menudo se desgastan aproximadamente al mismo ritmo. Es una buena idea reemplazar ambos brazos de control si uno está dañado y el otro está en sus etapas finales.

El brazo de control es un eslabón de suspensión articulado entre el chasis y la suspensión vertical o cubo que lleva la rueda de un vehículo.

Los brazos de control permiten al conductor controlar el automóvil y también guiar las ruedas a lo largo de la superficie de la carretera. Aunque parecen simples, los brazos de control juegan un papel crucial en la estabilidad y maniobrabilidad del vehículo.

Aunque pueden no ser los componentes más complejos o fascinantes del diseño de un vehículo, los brazos de control son cruciales para su funcionamiento.

Estos brazos están diseñados para manejar las entradas de dirección de los conductores y las fluctuaciones de la superficie de la carretera. Son esenciales para la conducción, el manejo y la capacidad de conducción del vehículo.

¿Puedes conducir un automóvil con un brazo de control roto?

¿Cuánto tiempo puedo conducir con el brazo de control dañado? Con el brazo de control dañado o desgastado, puede conducir su vehículo durante una semana o menos, pero debe repararse tan pronto como detecte el problema a través de los métodos indicados anteriormente antes de que se rompa la suspensión.

¿Cuáles son los síntomas de un brazo de control defectuoso?

Otro síntoma comúnmente asociado con componentes defectuosos o defectuosos del brazo de control es la desviación de la dirección. Las rótulas, los bujes o una combinación de estos excesivamente desgastados pueden hacer que la alineación de la dirección del vehículo se desplace, lo que puede hacer que la dirección se desvíe hacia la izquierda o hacia la derecha al viajar por la carretera.

¿Cuánto cuesta reemplazar los brazos de control del automóvil?

En promedio, puede esperar que el reemplazo del brazo de control de un automóvil cueste entre $ 500 y $ 750. Dependiendo de la marca y el modelo de su vehículo, los precios también pueden variar ligeramente dependiendo de si se trata de un brazo de control delantero o trasero que necesita ser reemplazado.

¿Qué sucede si un brazo de control se rompe mientras conduce?

Si su brazo de control se rompe mientras conduce, es posible que tenga problemas para girar o ir en línea recta o que una rueda se caiga de su vehículo. ¡Ciertamente no es lo ideal! El brazo de control es lo que conecta las ruedas delanteras a su automóvil. Entonces, si se rompe, puede provocar fácilmente un accidente.